Discos duros SSD HDD

Discos duros sólidos internos

El principal objetivo de un disco duro, ya sea de nuestro portátil o equipo de sobremesa, es que el equipo responda de forma ágil. Puede que parezca un componente invisible a primera vista, pero el rendimiento de nuestras máquinas depende en gran medida de él. Si no disponemos de un disco duro sólido en condiciones, corremos el riesgo de que cometidos tan sencillos como encender, apagar o reiniciar nuestro ordenador se conviertan en tareas interminables. En los últimos tiempos, el disco duro tradicional está siendo reemplazado por el disco duro sólido, también conocido como disco duro SSD – acrónimo inglés de Solid-State Drive – un dispositivo de almacenamiento de datos para ordenadores portátiles o de sobremesa basado en flash. Su funcionamiento es similar al disco duro tradicional, la única diferencia es que no incluye partes móviles. Gracias a esto, el disco duro SSD es mucho más rápido, resistente y silencioso.

 

 

¿Cuáles son las principales ventajas de comprar un disco duro sólido?

Entre las principales ventajas de hacerte con un disco duro sólido, destacan las siguientes: • Velocidad: El arranque de tu ordenador, la búsqueda y la transferencia de archivos será mucho más rápida con este tipo de disco duro. • Multitasking: Podrás realizar varias tareas a la vez sin que el funcionamiento de tu ordenador se vea afectado. • Aplicaciones: El tiempo de espera cuando abras una aplicación en tu ordenador, como por ejemplo software para editar imágenes o vídeos, se reducirá notablemente. Del mismo modo, las tareas que te dispongas a realizar en este tipo de programas serán mucho más ágiles. • Sonido: Los discos duros SSD son mucho más silenciosos que los discos duros tradicionales, por lo que podrás realizar todo tu trabajo sin molestos zumbidos o ruidos. • Energía: Este tipo de discos utilizan menos energía que los discos duros tradicionales, por lo que, si utilizas un ordenador portátil, la batería durará más tiempo. • Resistencia: Al no incluir partes móviles, este tipo de disco duro es mucho más duradero y resistente, incluso tolera mejor el calor y los golpes.

¿Qué disco duro sólido debo elegir?

Debido a la amplia gama de modelos en el mercado, a continuación, te resumimos las principales características que debes tener en cuenta a la hora de comprar un disco SSD: • Uso: Si lo que necesitas es que el inicio y el apagado de tu sistema operativo sea más veloz, un disco SSD híbrido – mezcla de disco duro sólido y tradicional – cumplirá perfectamente con tus expectativas. En cambio, si tienes que trabajar con archivos pesados, te recomendamos que elijas un disco duro sólido. • Capacidad: Debes tener claro qué uso le estás dando a tu ordenador portátil o equipo de sobremesa. La mayoría de usuarios suelen comprar SSD de 250 GB, combinándolo con un disco duro tradicional de más capacidad para almacenar el resto de información. Para que te hagas una idea, los discos duros sólidos de más de 500 GB suelen elegirlos los profesionales que trabajan con programas de edición y multimedia. • Presupuesto: Como muchos otros componentes de nuestro equipo de informática, el precio va directamente relacionado con la capacidad. Por lo tanto, deberás tener en cuenta el uso y la capacidad que necesitas, siempre eligiendo el disco duro sólido que se ajuste más a tu bolsillo. Por lo tanto, si necesitas optimizar tus recursos, elige un disco duro SSD. En la actualidad, instalar este tipo de disco sólido en tu equipo es la forma perfecta de mejorar el rendimiento de tu ordenador. ¿Estás buscando un disco duro sólido interno? Visita nuestro catálogo de Componentes en el departamento de Informática.

Productos Alexa Skills

Precio:
-
Compartir en redes sociales
Buffer this page
Buffer
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest